Archivo de la categoría: Colaboración

“Maltrato institucional”

Nuevo artículo de APRODEME sobre el maltrato institucional en el ámbito de la protección de menores, escrito a partir de la experiencia que hemos vivido miles de familias.

Leer aquí: Maltrato Institucional

Anuncios

Recomendación del Comité de los Derechos del Niño de la ONU

El Comité de los Derechos del Niño, organismo de Naciones Unidas, hace la siguiente recomendación a España:

28. b)  Vele por que en todos los casos sea un juez quien adopte o revise las decisiones sobre la separación de un niño de su familia, y ello solo después de evaluar a fondo el interés superior del niño en cada caso particular.

Recomendación 28_b

Observaciones Finales en ESP OFICIAL

¿Por qué el sistema se enfada tanto cuando lo criticamos?

Quizá en este blog encontremos una respuesta. la reflexión no tiene desperdicio. (Original aquí)

Los trabajadores del centro de menores de Hortaleza con un miembro de Comisiones Obreras, supongo que su representante, habían irrumpido en la charla que iba a dar en la facultad de educación.

Estaban muy cabreados, sobretodo conmigo, aun así fuimos muy respetuosos con ellos y ellas, les dimos la palabra, yo acorté mi charla para que pudiesen hablar… y no insulté, ni me puse agresivo, ni perdí la calma.

Pasados unos días le comenté a un amigo educador de las asociaciones del barrio (muy sabio) que me había impactado verles tan cabreados conmigo, con tanto rencor o enfado… y dando tanta importancia a mis opiniones o mis reflexiones, sabiendo que en el fondo yo no soy tan importante, ni soy presidente de nada, ni tengo una influencia mediática ni jurídica…

Así, mi amigo me dijo;

  • Vamos a ver Julio… tú sabes cómo salen los estudiantes después de haber estudiado “educación social”, salen a trabajar a la Institución y no tienen ni idea de la realidad de los barrios, ni de cómo está el patio… Imagínate que a un estudiante de estos en su primer día de trabajo en un centro de menores sin saber absolutamente nada ni de chavales, ni de marginación, ni de nada… le ponen a un chaval como el tuyo ese que es tan tremendo; Anuar, y le dicen que es peligrosiiiiisimo, súper violento, agresivo… y ni si quiera le conoce, pero ya va predispuesto, y dentro del centro que es una olla a presión el chaval le agrede, se cabrea… y le dicen que tiene que aplicar estos métodos, los otros… el estudiante que es de Saturno y el chaval es Marte no tienen nada en común, cada uno es de un mundo diferente… el estudiante no empatiza, se cree lo que la Institución le dice, y aplica esos métodos completamente convencido de lo peligrosisimo que es Anuar. Y lo hace durante… ¿Cuánto? ¿10 años? ¿15 años? ¿20 años? Y ahora llegas tú y les dices en su cara a estos educadores que “todo es una mierda”, que “lo que hacen no ha valido ni vale para nada”… el educador tiene que reconocer que lo que ha hecho durante 20 años es una puta mierda y que ha estado perdiendo el tiempo. Reconocer eso es muy duro Julio, por eso tienen un proceso psicológico de negación, de justificarse a sí mismos, se niegan a aceptar que su trabajo y la Institución no funcionan, porque reconocer eso sería enfrentarse a un dilema muy gordo consigo mismos, por ello lo negarán y se auto-convencerán que lo que hacen sirve de algo. Es difícil reconocer que la mitad de tu vida la has dedicado a… nada.

TIPIFICACIÓN DE LAS CAUSAS DE RIESGO Y DESAMPARO

Un artículo (y estudio muy riguroso) sobre la declaración de desamparo tal como se hace ahora y cómo debería hacerse. A continuación el resumen (el resaltado es propio):

“En un estado de derecho, todo ciudadano debe vivir bajo la salvaguarda de sus derechos fundamentales. Por ello, cuando las autoridades intervienen en un núcleo familiar y separa a los niños de la familia de sus padres, por supuestos motivos de protección, cabe tener en cuenta que si la decisión de separación es desacertada, mientras ésta se mantiene se infringen derechos fundamentales de toda la familia, especialmente de los niños, tal como se desprende del artículo 9 de la CDN. Con estas premisas, el presente artículo pone de manifiesto que los motivos de riesgo y desamparo de un niño deberían estar tipificados con el fin de garantizar al máximo el acierto de las decisiones de separación familiar. Además, tras una declaración de desamparo de un niño, debería suscitarse un proceso judicial, cuyos aspectos procesales garantizasen totalmente la debida protección de los derechos fundamentales del niño en cuestión, con independencia de la capacidad litigante de sus padres.”

Descargar artículo completo aquí