Resumen de la reunión de APRODEME

El pasado 6 de noviembre de 2018 tuvimos una nueva reunión de la Asociación. Estas son algunas de las conclusiones:

  • Se informó del estado de la Denuncia colectiva y del avance en los documentos que se han pedido desde Fiscalía y desde el Parlamento Europeo
  • Alguna de las familias asistentes aportó documentos muy contundentes que demuestran una vez más la arbitrariedad del sistema. Estos documentos se incorporan a la denuncia colectiva.
  • Como viene siendo habitual en estas reuniones, una familia acogedora manifestó su descontento con la Administración y las ganas de colaborar para cambiar el Sistema.
  • Se comentaron informaciones oficiales de la gestión económica del Sistema, que evidencian las irregularidades en la contratación por parte de determinados entramados de fundaciones que gestionan, entre otras cosas, centros de menores.
  • Se abordó el tema de las reclamaciones patrimoniales por daños. Varias familias están dispuestas a iniciar esta línea.
  • Se comentaron varios temas relativos a los procedimientos a seguir  ante la Administración.
  • Se constató la evidencia de que el Sistema de Protección está más cuestionado que nunca y por ello hemos de seguir exigiendo por todas las vías un cambio radical.

 

Anuncios

El fracaso con los menores no acompañados es un ejemplo del fracaso del sistema de protección

Estas últimas semanas se están poniendo en evidencia las carencias de nuestro sistema de atención a la infancia y la adolescencia, ante la llegada de menores migrantes que llegan sin sus familias. Además de echar las culpas a terceros o de organizar másters sobre el tema, la administración debería saber cómo actuar ante un problema recurrente, que no es nuevo. No sirve la excusa de que son “avalancha” y nos desbordan.

El sistema no funciona, no acepta las innumerables críticas que llegan desde todos los ámbitos. No quiere cambiar. El fracaso con los menores no acompañados es un ejemplo más del fracaso del sistema de protección. Sistema que también fracasa con los menores que sí están acompañados por sus familiares, aunque demasiados técnicos de la administración se empeñen en no respetar esos vínculos.

Falta de garantías de defensa, impotencia ante la administración, arbitrariedad en las decisiones, una organización compleja, poco transparente  y privatizada, protocolos insuficientes… demasiadas cosas que obligan a repensar nuestro sistema y necesitan valentía para cambiar lo que no funciona. ¡Empecemos ya!

Publicado en:

Menors no acompanyats, Diari de Sabadell, 22 de setembre de 2018 

“El fracaso con los menores no acompañados es un ejemplo del fracaso del sistema de protección”,  El Periódico, 26 de septiembre de 2018

Menors no acompanyats“,  Punt Avui, 25 de setembre de 2018.

Los herederos del sistema de protección de menores

Hace unos días un programa de investigación de La Sexta repuso una serie de reportajes sobre el robo de bebés en los años 80. Ver aquí.

¿Por qué será que todo me suena demasiado? Prepotencia de los poseedores de la verdad, desprecio a las familias, mafias que trafican con menores, vidas destrozadas, encubrimiento de sectores muy poderosos de aquella sociedad…

Salvando todas las distancias y adaptado a los nuevos tiempos… ¿Cuántos doctores Vela y cuántas sor María siguen actuando hoy en nuestro sistema de protección?

Algo hemos ganado: no han tenido que pasar 40 años para que la denuncia de lo que pasa hoy sea pública. Y cada vez lo será más!

¿Por qué el sistema se enfada tanto cuando lo criticamos?

Quizá en este blog encontremos una respuesta. la reflexión no tiene desperdicio. (Original aquí)

Los trabajadores del centro de menores de Hortaleza con un miembro de Comisiones Obreras, supongo que su representante, habían irrumpido en la charla que iba a dar en la facultad de educación.

Estaban muy cabreados, sobretodo conmigo, aun así fuimos muy respetuosos con ellos y ellas, les dimos la palabra, yo acorté mi charla para que pudiesen hablar… y no insulté, ni me puse agresivo, ni perdí la calma.

Pasados unos días le comenté a un amigo educador de las asociaciones del barrio (muy sabio) que me había impactado verles tan cabreados conmigo, con tanto rencor o enfado… y dando tanta importancia a mis opiniones o mis reflexiones, sabiendo que en el fondo yo no soy tan importante, ni soy presidente de nada, ni tengo una influencia mediática ni jurídica…

Así, mi amigo me dijo;

  • Vamos a ver Julio… tú sabes cómo salen los estudiantes después de haber estudiado “educación social”, salen a trabajar a la Institución y no tienen ni idea de la realidad de los barrios, ni de cómo está el patio… Imagínate que a un estudiante de estos en su primer día de trabajo en un centro de menores sin saber absolutamente nada ni de chavales, ni de marginación, ni de nada… le ponen a un chaval como el tuyo ese que es tan tremendo; Anuar, y le dicen que es peligrosiiiiisimo, súper violento, agresivo… y ni si quiera le conoce, pero ya va predispuesto, y dentro del centro que es una olla a presión el chaval le agrede, se cabrea… y le dicen que tiene que aplicar estos métodos, los otros… el estudiante que es de Saturno y el chaval es Marte no tienen nada en común, cada uno es de un mundo diferente… el estudiante no empatiza, se cree lo que la Institución le dice, y aplica esos métodos completamente convencido de lo peligrosisimo que es Anuar. Y lo hace durante… ¿Cuánto? ¿10 años? ¿15 años? ¿20 años? Y ahora llegas tú y les dices en su cara a estos educadores que “todo es una mierda”, que “lo que hacen no ha valido ni vale para nada”… el educador tiene que reconocer que lo que ha hecho durante 20 años es una puta mierda y que ha estado perdiendo el tiempo. Reconocer eso es muy duro Julio, por eso tienen un proceso psicológico de negación, de justificarse a sí mismos, se niegan a aceptar que su trabajo y la Institución no funcionan, porque reconocer eso sería enfrentarse a un dilema muy gordo consigo mismos, por ello lo negarán y se auto-convencerán que lo que hacen sirve de algo. Es difícil reconocer que la mitad de tu vida la has dedicado a… nada.

Corporativismo mal entendido

Los documentales “desamparados”, de TV3, han generado mucho debate y una reacción corporativista mal entendida de parte del sistema (los que controlan, deciden, manejan millones de euros, o quizás tienen cosas que ocultar …). En este link hay una muestra de ello. Leed con detalle TODOS los comentarios. Transcribo el último, de Ceneta Pi:

“Os está quedando un corporativismo precioso! En serio, enternecedor! A ver una cosita … en todas las profesiones donde hay en juego derechos fundamentales de las personas hay sistemas de control y garantías para las partes afectadas. En el mundo judicial, lo que no se puede probar no existe, los juicios se graban; en el mundo policial está la unidad de asuntos internos; en el mundo penitenciario hay jueces de vigilancia penitenciaria, etc. En definitiva el sistema ha previsto mecanismos de transparencia para evitar una vulneración arbitraria de derechos fundamentales. Por qué justificáis la opacidad del sistema de ‘protección de la infancia y la adolescencia’? De verdad que no se entiende. No se entiende que no seáis los primeros en querer estar seguros de, por un lado que los niños y adolescentes que hay en los centros sean los que han de ser, y por otro que los educadores y equipos directivos de todos los centros hagan bien su trabajo. Si tanto os preocupan los niños de los centros como manifiestáis, deberíais ser los primeros de criticar las irregularidades y arbitrariedades existentes. Cerrando filas, negando evidencias, parece que lo que se está defendiendo es otra cosa que poco tiene que ver con defender el derecho de los niños a ser protegidos cuando lo necesitan … parece que sufrís por la viabilidad del sistema si se empiezan a revisar casos, a exigir pruebas, y a hacer entrar las garantías judiciales que eviten la indefensión de las partes afectadas. Al menos lo parece … “

370 millones de euros en contratos ‘a dedo’ de la Generalitat para gestionar centros de menores

Los centros de menores están en el ojo del huracán después de la emisión del documental ‘Desamparados’ de TV3. La mayoría de estos equipamientos son gestionados por fundaciones y entidades sin ánimo de lucro. Pero el sector mueve mucho dinero y no siempre de forma transparente los datos analizados por CRÍTIC revelan que 4 grandes grupos y 7 entidades han recibido 370 millones en los últimos 10 años con contratos negociados sin publicidad. Las entidades del tercer sector defienden su gestión pero al mismo tiempo proponen un nuevo modelo de acción concertada que garantice que nadie se lucre prestando servicios sociales.

Leer el reportaje de investigación entero aquí